Perdidos en el tiempo, hemos dado por sentado los orígenes de la cocina peruana, avanzando a un ritmo que no sólo asombra a nuestra tierra, pero al mundo entero.

Hemos realzado los matices, sabores y olores no sólo de nuestra puesta en escena pero de nuestra gente, nuestra cultura, nuestra realidad.

Nos hemos enamorado del orgullo de ser únicos, pero a la vez hemos olvidado las raíces, el inicio del inicio.

Hoy, proponemos recordar lo que siempre fue nuestro y parecía olvidado; la fusión del pasado y el presente.

La propuesta del autor

Conoce nuestro legado